PARTICIPACIONES PREFERENTES

¿A quién se ha dirigido su venta?

La oferta de acciones preferentes hasta finales de 1998 estaba dirigida casi en exclusiva al mercado norteamericano, iniciándose su distribución en el mercado español en esa época bajo la denominación comercial de Participaciones Preferentes.

Desde diversas organizaciones de consumidores, se cifran los contratos de venta de este tipo de productos en unos 700.000 y el perfil del contratante en un ahorrador/conservador. Citan las mismas fuentes que no se trata de inversores ni especuladores sino de personas con un perfil ahorrador y legos en materia financiera. Tanto es así que creían que estaban contratando un plazo fijo y no un producto de alto riesgo (como es denominado por la CNMV).

Por su parte, las emisiones de acciones o participaciones preferentes en la Memoria de Banco de España del año 2005 se señala que la venta de las mismas se multiplicó por tres, y el importe total de estas, por más de cuatro, seguramente como reflejo de las posibilidades abiertas por la Ley 19/2003.